C\ Antonio de Ulloa, 4 y 8 Bajo · 30007 Murcia · 968 240 411 · aedem.murcia@gmail.com

La Escala Expandida del Estado de Discapacidad, también conocida por la escala de Kurtzke, nombre del neurólogo que la desarrolló y por sus siglas EDSS, es un método cuantificación de la discapacidad en esclerosis múltiple.

La progresión de la discapacidad varía según los pacientes y según el tipo de esclerosis múltiple que se padezca. No todos los pacientes tienen una progresión igual aunque se encuentren en el mismo tipo de esclerosis múltiple, no se evoluciona con la misma rapidez ni se tiene la misma discapacidad pasados los mismos años de diagnóstico.

Los neurólogos tienen que explorar y evaluar cómo trabaja el sistema nervioso y asignarle una puntuación, además de datos sobre la marcha o si es necesario el uso de una asistencia técnica. Esta puntuación está muy extendida y se tiene en cuenta en numerosas gestiones como el grado de discapaciadad, la incapacidad del trabajador o para comprobar cómo es la evolución de la progresión del paciente.

Todos los pacientes deberían conocer (o tener en su informe médico) la valoración EDSS, que va desde el 0 hasta 10. Esta valoración se podría resumir de la siguiente manera:

  • 1,0– Ausencia de discapacidad, signos mínimos en sistema funcional.
  • 1,5– Ausencia de discapacidad, signos mínimos en más de un sistema funcional.
  • 2,0– Discapacidad mínima en un sistema funcional.
  • 2,5– Discapacidad leve en un sistema funcional o discapacidad mínima en dos sistemas funcionales.
  • 3,0– Discapacidad moderada en un sistema funcional, o discapacidad leve en tres o cuatro sistemas funcionales. Ausencia de dificultad para caminar.
  • 3,5– Discapacidad moderada en un sistema funcional y discapacidad por encima de la mínima en varios. Ausencia de dificultad para caminar.
  • 4,0– Discapacidad significativa, pero autosuficiencia en torno a las 12 horas diarias. Capacidad de caminar sin ayuda y sin descansar 500 metros.
  • 4,5– Discapacidad significativa, pero independencia durante la mayor parte del día. Capacidad de trabajar una jornada completa, con algunas limitaciones para ciertas actividades o necesidad de una ayuda mínima. Capacidad de caminar sin ayuda ni descanso una distancia de 300 metros.
  • 5,0– Discapacidad suficientemente severa como para impedir las actividades diarias y el trabajo de una jornada completa sin modificaciones. Capacidad de caminar sin ayuda ni descanso 200 metros.
  • 5,5– Discapacidad lo suficientemente severa para impedir las actividades diarias. Capacidad de caminar sin ayuda ni descanso 100 metros.
  • 6,0– Necesidad de algún tipo de apoyo para caminar 100 metros, con o sin descanso.
  • 6,5– Necesidad de dos tipos de apoyos para caminar –dos bastones, andador…- unos 20 metros sin descansar.
  • 7,0– Incapacidad de caminar más de unos 5 metros, incluso con ayuda. Esencialmente limitado a moverse en silla de ruedas, aunque hay capacidad de moverla uno mismo y se transfiere sin ayuda. Activo en la silla de ruedas durante 12 horas al día.
  • 7,5– Incapacidad de dar más de unos pocos pasos. Limitación a la silla de ruedas y con apoyo para transferencia. Capacidad para mover la silla, pero no todo el día si la silla es convencional y carece de motor.
  • 8,0– Esencialmente confinado en cama o silla de ruedas movida por otra persona. Capacidad de pasar gran parte del día fuera de la cama, con mantenimiento de muchas funciones de autocuidado. El uso efectivo de los brazos es habitual.
  • 8,5– Esencialmente confinado en la cama la mayor parte del día. Capacidad de emplear los brazos y mantenimiento de algunas funciones de autocuidado.
  • 9,0– Confinado en cama y totalmente dependiente. Capacidad para comunicarse y comer.
  • 9,5– Confinado en cama y totalmente dependiente. Incapacidad para comunicarse de forma efectiva y de tragar.

Pero a pesar de que su uso está muy extendido y su valoración repercute en otros trámites (aunque hay otras escalas más completas), no se tienen en cuenta otros aspectos provocados también por la esclerosis múltiple y que influyen en la calidad de vida de los afectados, como: las secuelas cognitivas, el dolor, la depresión, la falta de energía, la fatiga o su repercusión social, entre otros.

Categorías: General