C\ Antonio de Ulloa, 4 y 8 Bajo · 30007 Murcia · 968 240 411 · aedem.murcia@gmail.com

¿Te apetece aprender a hacer ganchillo?

A partir del próximo martes 30 de mayo, se organiza en AMDEM un Taller de Ganchillo para todas las personas que queráis participar. No es necesario tener conocimientos previos, simplemente ganas de aprender y disfrutar de la compañía.

Será un Taller gratuito en el que los participantes sólo deberéis traer una aguja de ganchillo Nº 0 e hilo (aunque aquí también tendremos). Se realizará todos los martes a las 18´00 h. de la tarde en la sede de la asociación, sita en la calle Antonio de Ulloa Nº 4, bajo, de Murcia.

No dudéis en inscribiros llamando a AMDEM. ¡Los hombres también sois bienvenidos! 

Porque el ganchillo, además de servir como excusa para juntarnos, es una terapia de la cual podemos aprovechar todos sus beneficios:

 BENEFICIOS DEL PUNTO Y EL GANCHILLO COMO TERAPIA

1. Alivian la depresión. El efecto repetidor de las artesanías ha demostrado que se libera más serotonina, un antidepresivo natural.

2. Las manualidades reducen la ansiedad. Mantienen las manos ocupadas, transporta la mente a un espacio más tranquilo para poder hacer frente a la ansiedad. Se ha demostrado que el hecho de contar puede servir como salida productiva para las personas con ansiedad asociados al trastorno obsesivo compulsivo y trastornos de alimentación.

3. Mejora de la autoestima.
La baja autoestima tiene un impacto negativo para la salud, las manualidades ayudan a mejorarla: construir nuevas habilidades, permitir que el artesano se sienta productivo, proporcionar una manera útil de servir a los demás, creación de belleza a través de la auto-expresión. Simplemente visualizando, trabajando y creando un producto puede hacer que uno se sienta mejor consigo mismo y a la vez hacer frente a las adversidades.

4.. Favorece la capacidad de concentración .
Es una auténtica terapia para aquellos que sufren de déficit de atención
Varios estudios han demostrado que hacer punto y ganchillo puede posponer la pérdida de memoria relacionada con la edad. La artesanía también puede ser un alivio para aquellas personas que ya están experimentando signos de demencia.

5. Combate el Insomnio. 
Centrarse en una actividad repetitiva, calma y relaja lo suficiente como para estar más predispuesto a conciliar el sueño.

6. La relajación reduce la irritabilidad y la inquietud.
Esta actividad puede ser de ayuda en las épocas de estrés, de mal humor, de frustración y aburrimiento, una salida positiva para conservar un estado de ánimo equilibrado.

7. Mejora nuestra motricidad manual
Seguro que alguna vez te ha llamado la atención ver a nuestras abuelas tejer, con esas manos ágiles elaborando una preciosa manualidad con lana o ganchillo. Puede que tengan artrosis, es posible que sufran del molesto túnel carpiano  y, sin embargo, mueven sus dedos y manos con naturalidad.
El ejercicio de tejer nos obliga a tener las manos en movimiento y a evitar que se queden agarrotadas o rígidas. Moverlas las hace entrar en calor y, de ese modo, el dolor es más liviano y se nota menos. Vale la pena practicar este sano ejercicio, al menos, durante una hora al día.
Ayuda a la motricidaz, además mejora la escritura y la destreza  con los dedos.

8. Invitan a las relaciones sociales.
No importa el problema de salud que se tenga, estas actividades ayudan a tener una comunidad de apoyo a su alredededor: a través de reuniones en locales y en sitios públicos, en ferias y eventos del sector, de manera informal a través de conexiones en las tiendas, en comunidades artesanales virtuales, a través de generaciones.
No obstante, tampoco hace falta salir de casa para tejer. Estando en soledad también disfrutamos y saboreamos el silencio de nuestros pensamientos, a la vez que incrementamos esas dosis de endorfinas capaces de relajarnos y de darnos una grata sensación de bienesta

9. Ayuda en procesos de dolor emocional.
Durante los períodos de profundo dolor, puede parecer imposible que se pueda volver a una cierta normalidad y retomar la rutina. El punto y ganchillo pueden ser una ayuda reconfortante durante este período, algo que se puede ir haciendo sin mucho esfuerzo, en pequeñas dosis y así poder desconectar momentáneamente de ese profundo dolor. Las texturas y colores de los hilados, el calor de la lana y los movimientos repetitivos que se practican pueden conseguir una relajada armonía que haga sentirse bien de nuevo.

10. Meditación.  Despierta nuestra parte más creativa. Aporta claridad a los pensamientos. Nos conecta con nuestros sentimientos y pensamientos más profundos.

Categorías: General