C\ Antonio de Ulloa, 4 y 8 Bajo · 30007 Murcia · 968 240 411 · aedem.murcia@gmail.com

Los continuos avances en el ámbito de la neurociencia nos están permitiendo, comprender con mayor exactitud cómo se relaciona la función cerebral con la emoción, como la emoción afecta a la función cognitiva y la importancia que la emoción posee para la supervivencia del individuo en ambientes sociales (Tirapu, Ríos y Maestú, 2011).

La emoción produce cambios fisiológicos notorios en el ser humano. Si bien, y poniendo un ejemplo, cuando sentimos miedo, nos paralizamos, nos bloqueamos, lloramos o emitimos respuestas de huida. La emoción MIEDO provoca esa serie de cambios fisiológicos que conducirán también a una afectación o respuesta de las funciones cognitivas, no podremos pensar con claridad, centraremos la atención hacia el estímulo que nos está produciendo este miedo, e incluso nuestra memoria se activa, reconocimiento y recordando en el momento, situaciones donde hemos tenido esa misma sensación.

Redactaros todo el recorrido de activación cerebral que se produce cuando tenemos una emoción, sería algo farragoso y largo además de difícil de entender. No obstante, la intención con el ejemplo anterior, es que entendáis que el cerebro participa en todo, no solo en la puesta en marcha de una mejora en nuestras funciones cognitivas, sino también en el manejo de nuestras emociones, las relaciones que establecemos entre ellas y la forma de manifestarlas.

A continuación os proponemos una actividad para trabajar, registrar y conocer vuestras emociones en estos días de confinamiento.  Es importante que de vez en cuando, analicemos cuales son las emociones que experimentamos diariamente, cuales pueden o no modificar nuestras actuaciones futuras y cuales nos hacen sentir mal o bien.

¡Os animamos a que vayáis rellenando vuestro cuadro durante estos días y nos mandéis vuestro registro cuando finalice el mes!

Láminas (30/04/2020)